Páginas vistas en total

Network



http://youtu.be/C9IgND3D80M



http://youtu.be/Lv8KYr08Ib8


Este Vicioso Cabaret

Dicen que hay una luz rota por cada corazón en Broadway,
Afirman que la vida es un juego y después se llevan el tablero.
Te dan máscaras y trajes de alquiler, y de la historia solo los huesos,
Y te hacen improvisar su vicioso cabaret.
En ciudades nada hermosas hay manos bien untadas,
Órdenes, formularios, cartas certificadas y una bota negra en la escalera,
Hay sexo, muerte y mugre humana,
En blanco y negro por una monedita de nada
Y, por lo menos los trenes son puntuales,
Pero no está permitido bajar en ningún apeadero.
Cara a cara, con sus responsabilidades, echadas o de rodillas,
Hay damas que se paralizan y no se atreven a apartar la vista,
Y las viudas que se nieguen a llorar vestirán ligueros y corbatín de papel,
Y aprenderán a levantar bien alto las piernas,
En este vicioso cabaret.
¡Al fin, el show de 1998!
¡El ballet sobre el escenario en llamas!
Se ve el documental sobre la pantalla rota…
¡El pésimo poema escrito sobre la página arrugada!
Hay un policia con alma honesta
Que ha visto de quién es la cabeza en la picota,
Y gruñe y llena su pipa,
Con sensación de ingratitud y de derrota.
Luego revisa los restos en busca de huellas o manchas rojas,
Y se esfuerza por ignorar las cadenas
De los tobillos que le aprisionan.

Mientras, su amo, cerca, a oscuras,
Examina con mirada brutal las manos
Que jamás mujer acariciaron,
Pero que de una nación
El cuello han estrangulado.
Y ansía en sus sueños secretos
El duro abrazo de máquinas crueles.
Pero su amante no es lo que aparenta,
Y una nota de amor jamás le ofrece

¡Al fin, el show de 1998!
¡La tragedia de situación!
¡Gran ópera de baratillo!
¡Finales en suspenso,
Sin esperanza ni brillo!
La acuarela en la galería inundada.
Hay una chica que empuja
Pero no tira
Y desea desesperadamente
El amor paternal.
Y aunque duda de su moral,
Decide que es mejor seguir con él,
En el país de “Haz-Lo-Que-Quieras”,
Antes que soportar el frío
Y la noche siniestra.
Pero caen los utensilios y el decorado,
Y el reparto por la misma obra
Es devorado.
En la sesión matinal, hay un asesino
Hay cadáveres en las butacas
Y en los pasillos.
Espectadores y actores no saben
Si el espectáculo ya terminó.
Y esperan su pie entre bambalinas,
Pero la máscara solo les ofrece una sonrisa.

¡Al fin, el show de 1998!
¡La balada que nadie cantó jamás!
¡El coro del toque de queda!
¡La divina comedia!
¡Los ojos saltones de las marionetas
a quién sus propios hilos estrangularán!
¡Hay emoción y chicas a mansalva,
Canciones, sopresas y guasa!
¡Sin duda, algo de su gusto encontrará,
Reserve su asiento, no se arrepentirá!
Hay travesuras y chanzas
Pero no gays,
Ni judíos,
Ni sarasas,
En este carnaval sin fe…